DESCUBRIMOS RUMANIA

Algunas de las innobrables caras de Rumanía

La gran vuelta a Rumanía

Aterrizará a Constanta, la más importante localidad del litoral rumano del Mar Negro, para empezar esta aventura romántica de 15 días. Los dos días en Constanta les ofrecen tiempo suficiente para visitar la ciudad, inclusivemente el Museo Arqueológico con sus encantadoras estátuas romanas, y para degustar las especialidades a base de pescado de los restaurantes.

El tercer día tomará el tren rápido hacia Bucarest para visitar la ciudad y el Museo de la Aldea. Desde Bucarest parcurirá el día siguiente el camino de Curtea de Arges, la ciudadela voivodal de los príncipes de Tara Româneasca medioeval y admirará las riquezas de arte y arquitectura de la ciudad.

Se quedará para dormir aquí o en Pitesti y continuará su camino hacia la Transilvania legendaria, visitando los castillos fortificados y el monasterio de Horezu, datando del siglo XVII, para llegar al fin a la ciudad medioeval de Sibiu.

El día sexto visitará el Museo de Arte de Sibiu, y después verá las iconas en vidrio de Sibiel y la ciudadela de Alba Iuli camino de Cluj-Napoca.

El séptimo día empiezará una vuelta a la lejana región de Maramures, con su pintoresca ciudad de Sighetu Marmatiei, en que el folklore constituye una tradición viva. Vsiatrá en "Cementerio alegre" de Sapânta. Anocherá en Baia Mare. El día siguiente parará a las maravillosas iglesitas de madera de Surdesti, Ieud din deal y a la aldea "adornada" Ciocanesti, camino de Tihuta.

El día nono está dedicado a los monasterios del norte de Moldova: Moldovita, Sucevita, Voronet, Humor y la Iglesia de Arbore, cubiertos de frescas en estilo bizantino datando del sigloXVI. Anocherá en Suceava, donde podrá degustra los vinos moldavos. Continuará su camino hacia Târgu Neamt, para visitar el monasterio y la ciudadela que hay aquí.

Pasará la noche en Piatra Neamt y, al día undécimo admirará la vista de las espectaculares Cheile Bicazului y Lacu Rosu, para acabar este maravilloso viaje en la estación de Poiana Brasov.

Los días dodécimo y tredécimo descubrirá los tesoros arquitectónicos de Brasov medioeval y del palacio de Peles antes de salir para Tulcea, la puerta hacia el delta del Danubio.

El último día de éste viaje podría ser también el que no olvidará nunca; dará un paseo por la naturaleza salvaje,por los 5640 km2 (2200 millas cuadradas) cubiertos de aguas de esta reservación del Bioesfera que incluye más de 300 especies de pájaros, de pelicanos a águilas.

Al día 15 regresará a Constanta y tomará el avión de regreso.

 

 

En busca de Drácula

Llegada en Bucarest, la capital, ciudad fundida en 1459 por el príncipe Vlad tepes, el personaje fioroso que constituyó la fuente de inspiración para lainvención del vampír "Drácula".

El segundo día comienza por visitar los sótanos sostenidos por arcadios de su palacio; admirará después las maravillosas joyas de oro y piedras preciosas de los príncipes y reyes de Rumanía. Después de almorzar en Snagov, cerca del monasterio con campaña de 1408 continuará su camino hacia Sinaia, donde anochecerá.

El tercer día visitará el palacio de Peles, residencia real de verano del siglo XIX y traspasará las montañas para descubrir el grandioso castillo de Bran, alzado en 1277 en la frontera, éste también incluído en la leyenda del Conde Drácula. Alojamiento en Brasov.

El cuarto día le permitirá descubrir Transilvania, la tierra de Dracula. Almuercen en la casa donde se cree que habrá nacido el Conde, en la ciudad medioeval de Sighisoara, admirablemente conservado desde el sigloXV.

Al día siguiente participará a una desgustación de vinos en la viña de Drácula de Lesinta y almorzará en el hotel Coroana de Aur (Corona de Oro) deBistrita, célebre con ser mencionado en el libro de Bram Stoker. Quédense aquí, preparándose para el momento-llave del sexto día, es decir para anochecer, si puede, en el lejano castillo de Dracula del desfile de Tihuta y para visitar la casa de una bruja. Prepárense a tiempo los calmantes.

El monte de Ceahlau, en Moldova, es su destinación al séptimo día; llegará a él atravesando el valle de la Bistrita, descrita en la novela.

Quédense durante la noche en la estación montañera de Durau, antes de regresar a Bucarest para una cena de despedida en la Sociedad transilvana de Drácula, la que creó este itinerario. Quizá será invitado a formar parte de ella (tel: 679 57 42)